top of page

Rabia en perros: Síntomas, prevención y vacunación en España


La rabia en perros es una enfermedad viral transmitida a través de la saliva de

animales infectados. Los síntomas incluyen cambios en el comportamiento,

agresividad, temblores y salivación excesiva. La vacunación anual es la mejor forma

de prevenir la rabia en perros. En España, se han registrado casos esporádicos de

rabia en perros y otros animales. Ante cualquier cambio en el comportamiento o

sospecha de rabia, es importante acudir al veterinario para buscar atención médica.


Rabia en perros: ¿Qué es y cómo se transmite?


Virus de la rabia y su efecto en perros

La rabia es una enfermedad viral que afecta a los perros y otros mamíferos. El virus

de la rabia pertenece a la familia Rhabdoviridae y puede tener graves efectos en el

sistema nervioso central de los perros. Una vez que un perro está infectado, el virus

se multiplica en el tejido muscular y se propaga hacia el sistema nervioso central,

causando inflamación e irritación.


Transmisión de la rabia en perros: contacto y mordeduras


La transmisión de la rabia en perros ocurre a través del contacto con la saliva de un

animal infectado. Esto puede ocurrir mediante mordeduras, rasguños o lamidas en

heridas abiertas. El virus de la rabia se encuentra en la saliva del animal infectado y

puede pasar al perro si éste tiene una lesión o mucosas expuestas. Es importante

tener en cuenta que los perros también pueden transmitir la rabia a los humanos.


Otros animales afectados por la rabia


Además de los perros, otros animales también pueden verse afectados por la rabia.

Entre ellos se encuentran los gatos, los lobos, los zorros, los mapaches, los

murciélagos y los ciervos. Estos animales pueden actuar como reservorios del virus

de la rabia y transmitirlo a los perros y a otros mamíferos. Es fundamental estar al

tanto de la presencia de la rabia en estos animales y tomar medidas de precaución

para evitar su propagación.


  • El virus de la rabia causa graves efectos en el sistema nervioso central de los perros.

  • La rabia se transmite a través del contacto con la saliva de un animal infectado, como las mordeduras o lamidas.

  • Otros animales como los gatos, los lobos, los zorros, los mapaches, los murciélagos y los ciervos también pueden verse afectados por la rabia y actuar como reservorios del virus.


Síntomas y diagnóstico de la rabia en perros


La rabia en perros puede manifestarse a través de diversos síntomas y efectos

neurológicos que indican la presencia de la enfermedad. Es importante conocer

estos síntomas para poder identificar tempranamente la rabia en nuestros perros y

tomar las medidas necesarias.


Cambios en el comportamiento y agresividad


Uno de los primeros signos de la rabia en los perros son los cambios en su

comportamiento habitual. Pueden volverse más agresivos o, por el contrario, más

dóciles. Es común que se muestren nerviosos, inquietos o con actitudes que no son

propias de ellos. También pueden presentar comportamientos fuera de lo normal,

como lamer o morder objetos sin razón aparente.


Es importante tener en cuenta que estos cambios en el comportamiento pueden ser

el resultado de otras enfermedades o factores, por lo que es fundamental confirmar

el diagnóstico de rabia a través de pruebas específicas.


Síntomas neurológicos y efectos en el sistema nervioso central


La rabia afecta el sistema nervioso central del perro, lo que se refleja en síntomas

neurológicos característicos. Algunos de los signos más comunes incluyen temblores

musculares, espasmos, contracciones musculares involuntarias y dificultad para

coordinar movimientos. Además, pueden presentar debilidad generalizada e incluso

parálisis parcial o total de extremidades.


Estos síntomas neurológicos progresan a medida que la enfermedad avanza, lo que

hace imprescindible buscar atención veterinaria de forma inmediata ante la

sospecha de rabia en nuestro perro.


Diagnóstico de la rabia en perros: pruebas y muestras


El diagnóstico de la rabia en perros se realiza a través de pruebas específicas que

detectan la presencia del virus en el organismo del animal. La muestra más común

para realizar estas pruebas es el cerebro del perro fallecido, por lo que el diagnóstico

definitivo de rabia suele realizarse post-mortem.


En caso de sospecha de rabia en un perro con vida, se pueden realizar pruebas

preliminares como la observación de síntomas clínicos característicos y la detección

de anticuerpos en muestras de saliva u otros fluidos corporales. Sin embargo, estos

resultados deben ser confirmados con pruebas de laboratorio especializadas.


Es importante recordar que el diagnóstico de la rabia en perros debe ser realizado

por un veterinario capacitado, quien determinará las pruebas adecuadas a realizar

según el caso.


Prevención de la rabia en perros


Importancia de la vacunación para prevenir la rabia


La vacunación es una medida fundamental para prevenir la rabia en los perros. A

través de la administración de vacunas, se estimula el sistema inmunológico del

animal para que pueda combatir eficazmente el virus en caso de exposición.


La vacunación contra la rabia en perros es altamente recomendada por los expertos

veterinarios, ya que no solo protege a los perros de la enfermedad, sino que también

contribuye a prevenir su propagación a otros animales y a los seres humanos.


Vacunas antirrábicas para perros: tipos y frecuencia


Existen diferentes tipos de vacunas antirrábicas para perros en el mercado. Las

vacunas inactivadas son las más comunes y seguras. Estas vacunas contienen

partículas inactivadas del virus de la rabia que estimulan la respuesta inmunitaria

del organismo sin causar la enfermedad.


La frecuencia de vacunación antirrábica en perros varía dependiendo de los

requerimientos de cada país y las recomendaciones de los veterinarios. En general,

se recomienda administrar la vacuna de forma anual para mantener una protección

efectiva contra la rabia.


Vacunas obligatorias para perros en España


En España, existen exigencias legales sobre la vacunación antirrábica en perros. De

acuerdo con la normativa vigente, es obligatorio vacunar a todos los perros de riesgo

frente a la rabia.


Los perros considerados de riesgo son aquellos que residan en áreas donde se hayan

notificado casos de rabia en animales salvajes o domésticos, o aquellos que viajen a

países donde la enfermedad es endémica.


Es importante consultar con un veterinario para asegurarse de cumplir con los

requisitos de vacunación antirrábica para perros establecidos en España y evitar

posibles sanciones o restricciones.


Actuación ante una posible exposición a la rabia en perros


Cuidados y atención en caso de sospecha de rabia en perro


Si sospechas que tu perro puede estar infectado con rabia, es fundamental tomar

medidas rápidas y adecuadas para proteger su salud y la de las personas que lo

rodean. Aquí se presentan algunas pautas para la actuación en caso de sospecha de

rabia:

  • Aísla al perro: Si notas cambios drásticos en el comportamiento de tu perro, como agresividad sin motivo aparente o convulsiones, es importante que lo aísles de otras mascotas y personas. Manténlo en un lugar seguro y evita el contacto directo con él.

  • Contacta con un veterinario: En caso de sospecha de rabia, es fundamental que acudas de inmediato a un veterinario. El profesional evaluará los síntomas y realizará las pruebas pertinentes para confirmar o descartar la infección.

  • Medidas de seguridad: Mientras esperas la atención veterinaria, toma precauciones para evitar el contacto directo con tu perro. Usa guantes protectores y asegúrate de no exponerte a la saliva o cualquier otra secreción del animal.


Prevención de la transmisión de rabia a humanos


La rabia puede transmitirse de animales infectados a humanos a través de

mordeduras o contacto con heridas abiertas. Es esencial tomar las siguientes

precauciones para prevenir la transmisión de rabia:


  • Limpieza de heridas: Si has sido mordido por un perro, es crucial lavar la herida con agua y jabón de inmediato y durante al menos cinco minutos. Esto ayudará a reducir el riesgo de infección.

  • Acude al médico: Después de sufrir una mordedura de perro, es necesario buscar atención médica de inmediato, incluso si no estás seguro de que el animal tenga rabia. El médico evaluará la herida y determinará si es necesario administrar una vacuna antirrábica.

  • Informa a las autoridades sanitarias: Además de buscar atención médica, es importante informar sobre la mordedura a las autoridades sanitarias locales. Ellos tomarán las medidas necesarias para investigar y prevenir la propagación de la enfermedad.


Medidas de seguridad y primeros auxilios en caso de mordedura


Si has sufrido una mordedura de un perro infectado con rabia, es fundamental tomar

medidas de seguridad y aplicar primeros auxilios adecuados antes de buscar

atención médica:


  • Limpieza de la herida: Lava la herida con agua y jabón suave durante al menos cinco minutos para eliminar cualquier bacteria presente y reducir el riesgo de infección.

  • Presiona la herida: Si la herida sangra, aplica presión suave con un paño limpio o una gasa estéril para detener el sangrado. Mantén la presión hasta que la hemorragia disminuya.

  • Cubre la herida: Una vez que la hemorragia se haya detenido, cubre la herida con una apósito estéril o un paño limpio para protegerla de la suciedad y los gérmenes adicionales.

  • Busca atención médica: Después de aplicar los primeros auxilios, acude a un centro médico lo antes posible para recibir evaluación y tratamiento adecuados según el riesgo de contraer rabia.


Rabia en perros: Información adicional


Riesgos de la rabia en España y casos registrados


En España, aunque se han implementado campañas de vacunación para prevenir la

rabia, existen riesgos de aparición esporádica de la enfermedad. Aunque el país

estuvo libre de rabia desde 1978 hasta 2013, se han registrado casos aislados de

infección por rabia en perros y otros animales, especialmente en las comunidades

autónomas de Ceuta y Melilla. Estos casos refuerzan la importancia de mantener la

vacunación de nuestros perros al día para evitar posibles contagios y prevenir la

propagación de esta enfermedad mortal.


Rabia en otros países y su impacto en perros y gatos


La rabia es una enfermedad presente en muchos otros países alrededor del mundo,

siendo considerada una preocupación global debido a su impacto en la salud

pública. Tanto los perros como los gatos pueden verse afectados por esta

enfermedad, así como otros animales. En algunos países, la rabia aún es endémica y

representa una amenaza significativa para la población animal y humana. 


Es importante estar informado sobre las políticas y requisitos de vacunación antirrábica

al viajar con nuestras mascotas a otros países para garantizar su protección y evitar la propagación de la enfermedad. 


Importancia de la alimentación y cuidados en la prevención de la rabia


Además de la vacunación, la alimentación adecuada y los cuidados generales son

fundamentales para mantener a nuestros perros sanos y prevenir la rabia.


Proporcionar una dieta equilibrada y de calidad, enriquecer su entorno con

estímulos y actividades adecuadas, así como brindarles atención veterinaria regular,

fortalecerá su sistema inmunológico y los mantendrá en óptimas condiciones de

salud. Asimismo, es importante evitar el contacto con animales salvajes y conocer y

respetar las medidas de seguridad recomendadas para prevenir la exposición a la

rabia en nuestros perros.


  • Alimentación equilibrada y de calidad

  • Enriquecimiento ambiental y actividad física adecuada

  • Atención veterinaria regular

  • Evitar el contacto con animales salvajes

  • Conocer y respetar las medidas de seguridad en caso de exposición




Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page