top of page

Hepatitis canina: Causas, síntomas y prevención en perros


La hepatitis canina es una enfermedad que afecta al hígado de los perros. Puede

tener diferentes causas, como infecciones virales, sustancias tóxicas y trastornos

autoinmunes. Existen diferentes tipos de hepatitis en perros, incluyendo la hepatitis

infecciosa canina, hepatitis por sustancias tóxicas, y hepatitis autoinmune. El

diagnóstico de la hepatitis canina se realiza mediante pruebas de laboratorio y el

tratamiento depende de la causa subyacente. La vacunación adecuada es clave para

prevenir la hepatitis infecciosa canina. Servicios de apoyo veterinario están

disponibles para mejorar la calidad de vida de los perros y brindar cuidados en casos

de eutanasia y duelo por la pérdida de una mascota.


Tipos de hepatitis en perros

La hepatitis canina puede manifestarse en diferentes formas, cada una con sus

propias causas y características específicas. A continuación, se describirán los

distintos tipos de hepatitis que pueden afectar a los perros: hepatitis infecciosa

canina, hepatitis causada por sustancias tóxicas y hepatitis autoinmune.


Hepatitis infecciosa canina


La hepatitis infecciosa canina es uno de los tipos más comunes de esta enfermedad

en los perros. Es causada por el adenovirus canino tipo 1 (CAV-1) y se caracteriza por

ser altamente contagiosa. Además de afectar al hígado, puede dañar los riñones y

otros órganos del animal. Los síntomas de esta forma de hepatitis incluyen fiebre,

vómitos, diarrea, pérdida de apetito, letargia, ictericia, dolor abdominal y sangrado.

En casos graves, puede ocasionar daño hepático irreversible e incluso la muerte del

perro. Afortunadamente, gracias a los programas de vacunación, esta enfermedad es

menos frecuente en la actualidad y se dispone de una vacuna para prevenirla.


Hepatitis causada por sustancias tóxicas


Otra forma de hepatitis que puede afectar a los perros es la causada por la ingestión

de sustancias tóxicas. Esto puede ocurrir cuando el animal consume productos

químicos, plantas venenosas o medicamentos inapropiados. Además, la

acumulación excesiva de ciertas sustancias beneficiosas para el organismo, como el

cobre, también puede provocar hepatitis. Los síntomas de esta forma de la

enfermedad pueden incluir vómitos, diarrea, letargia, pérdida de apetito y dolor

abdominal. Es fundamental identificar y evitar la fuente de toxicidad para prevenir

esta forma de hepatitis en los perros.


Hepatitis autoinmune


La hepatitis autoinmune es un tipo de hepatitis que ocurre cuando el sistema

inmunológico del perro ataca sus propias células hepáticas, causando inflamación y

necrosis en el hígado. Aunque se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, se

cree que factores genéticos y desencadenantes ambientales pueden estar

involucrados. Los síntomas de la hepatitis autoinmune pueden incluir ictericia,

letargia, pérdida de apetito, pérdida de peso y aumento de la sed y la micción. El

tratamiento suele involucrar medicamentos para suprimir la respuesta inmunológica

y reducir la inflamación.


Diagnóstico de la hepatitis canina


El diagnóstico de la hepatitis canina se realiza a través de pruebas de laboratorio

específicas, teniendo en cuenta la edad, el estatus vacunal y el historial del perro. Es

fundamental realizar un diagnóstico temprano para iniciar el tratamiento adecuado

y brindarle al perro la mejor oportunidad de recuperación.


Pruebas de laboratorio para el diagnóstico de hepatitis canina


Existen varias pruebas de laboratorio que se utilizan para diagnosticar la hepatitis

canina. Estas pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre: se pueden evaluar los niveles de enzimas hepáticas y otros marcadores de la función hepática para determinar si hay daño en el hígado.

  • Análisis de orina: se pueden buscar signos de inflamación o daño en el hígado a través de la presencia de ciertos compuestos en la orina.

  • Biopsia hepática: en algunos casos, puede ser necesario realizar una biopsia del hígado para obtener muestras de tejido y confirmar el diagnóstico.


Factores a tener en cuenta para el diagnóstico


Además de las pruebas de laboratorio, existen otros factores que los veterinarios

deben tener en cuenta al diagnosticar la hepatitis canina:

  • Síntomas clínicos: los síntomas que presenta el perro, como fiebre, vómitos, diarrea, letargia, ictericia y dolor abdominal, pueden proporcionar pistas sobre la presencia de hepatitis.

  • Exposición a riesgos: el historial del perro y su posible exposición a agentes infecciosos, sustancias tóxicas o factores de riesgo asociados con la hepatitis pueden ayudar al veterinario a determinar la causa probable.

  • Historia de vacunación: conocer el estado vacunal del perro, especialmente en relación con la hepatitis infecciosa canina, es crucial para descartar o confirmar esta enfermedad.


Tratamiento de la hepatitis canina


El tratamiento de la hepatitis canina varía dependiendo de la causa subyacente de la

enfermedad. A continuación, se detallan los diferentes enfoques terapéuticos para

cada tipo de hepatitis:


Tratamiento de la hepatitis infecciosa canina


En el caso de la hepatitis infecciosa canina causada por el adenovirus canino tipo 1

(CAV-1), no existe un tratamiento específico para combatir el virus. El enfoque

principal consiste en manejar los síntomas y proporcionar apoyo al hígado mientras

el perro se recupera. Esto puede incluir el uso de medicamentos para controlar la

fiebre y la inflamación, terapia de fluidos para mantener al perro hidratado y una

dieta especial para ayudar al hígado a sanar. Es fundamental brindar cuidados y

vigilancia veterinaria continua para asegurar una recuperación adecuada.


Tratamiento de la hepatitis causada por sustancias tóxicas


Cuando la hepatitis canina es causada por la ingestión de sustancias tóxicas, es

crucial identificar y evitar la fuente de la toxicidad para detener el daño hepático

adicional. El tratamiento puede incluir terapia de desintoxicación para eliminar las

sustancias nocivas del organismo del perro. Además, se pueden administrar

medicamentos y terapias de apoyo para ayudar a mitigar los efectos negativos en el

hígado y promover su regeneración. Una alimentación equilibrada y específica para

problemas hepáticos puede ayudar a acelerar la recuperación.


Tratamiento de la hepatitis autoinmune


En el caso de la hepatitis autoinmune, en la cual el sistema inmunológico del perro

ataca a las células hepáticas, el tratamiento tiene como objetivo suprimir la

respuesta inmunológica y reducir la inflamación en el hígado. Se pueden prescribir

medicamentos inmunosupresores para controlar la reacción autoinmune, como

corticosteroides o inmunomoduladores. Es importante llevar a cabo un seguimiento

veterinario exhaustivo para ajustar la medicación según las necesidades del perro y

evaluar la respuesta al tratamiento. Además, se pueden considerar terapias

alternativas, como la acupuntura, para mejorar la funcionalidad hepática y

promover la curación.


Prevención de la hepatitis canina


La prevención de la hepatitis canina es fundamental para garantizar la salud y

bienestar de nuestros perros. En esta sección, abordaremos dos aspectos clave en la

prevención de esta enfermedad: los programas de vacunación para prevenir la

hepatitis infecciosa canina y las medidas de prevención para evitar la hepatitis

canina causada por sustancias tóxicas.


Programas de vacunación para prevenir la hepatitis infecciosa canina


La hepatitis infecciosa canina, causada por el adenovirus canino tipo 1 (CAV-1), es

altamente contagiosa y puede tener graves consecuencias para la salud de nuestros

perros. Afortunadamente, la vacunación ofrece una efectiva forma de prevenir esta

enfermedad.


Es importante seguir un programa de vacunación adecuado, siguiendo las

recomendaciones de un veterinario de confianza. La vacuna contra la hepatitis

infecciosa canina está disponible y se recomienda especialmente para perros que

están expuestos a un mayor riesgo, como aquellos que están en contacto con otros

perros en parques, paseos o guarderías caninas.


La vacunación debe iniciarse a temprana edad y seguir un calendario de refuerzos

anuales. No olvides mantener el registro de las vacunas de tu perro actualizado y

consultar con tu veterinario ante cualquier duda o necesidad de refuerzo.


Medidas de prevención para evitar hepatitis causada por sustancias tóxicas


Además de la hepatitis infecciosa canina, también es importante tomar medidas

para evitar la hepatitis causada por sustancias tóxicas. Algunas de las sustancias que

pueden dañar el hígado de nuestros perros incluyen productos químicos de

limpieza, plantas tóxicas, medicamentos no adecuados para perros y alimentos que

son perjudiciales para su salud hepática.


Para prevenir la hepatitis causada por sustancias tóxicas, se recomienda lo siguiente:

  • Mantener los productos químicos y medicamentos fuera del alcance de los perros, en lugares seguros y cerrados.

  • Identificar y eliminar las plantas tóxicas en el entorno donde vive el perro, evitando que las ingiera.

  • Consultar con un veterinario sobre los alimentos que son perjudiciales para la salud hepática de los perros y evitar su ingesta.

  • Evitar el acceso de los perros a fuentes de agua contaminada o en mal estado higiénico.


En caso de sospecha de intoxicación o ingesta de sustancias tóxicas, es importante

acudir de inmediato a un veterinario para recibir la atención adecuada.

La prevención de la hepatitis canina, tanto mediante la vacunación contra la

hepatitis infecciosa canina como a través de la adopción de medidas para evitar

hepatitis causada por sustancias tóxicas, es esencial para proteger la salud y

bienestar de nuestros fieles compañeros caninos.


Alimentos prohibidos para perros con problemas

hepáticos


En el caso de perros con problemas hepáticos, es importante tener en cuenta que

existen ciertos alimentos que deben ser evitados. Estos alimentos pueden poner una

carga adicional en el hígado y empeorar la condición del perro.


Grasas saturadas

  • Evita darle a tu perro alimentos ricos en grasas saturadas, como la mantequilla, la carne grasa, el tocino y los productos lácteos enteros.

  • Estos alimentos son difíciles de procesar para el hígado y pueden provocar una acumulación de grasa en el órgano, empeorando así la hepatitis canina.


Alimentos fritos y procesados

  • Los alimentos fritos y procesados, como las papas fritas, las salchichas y los nuggets de pollo, contienen altos niveles de grasas trans y aditivos químicos.

  • Estos alimentos pueden ser perjudiciales para el hígado y dificultar su función normal.


Alimentos ricos en sal

  • La sal en exceso puede ser perjudicial para el hígado de los perros con problemas hepáticos.

  • Evita darle a tu perro alimentos salados, como patatas fritas, alimentos enlatados con alto contenido de sodio y snacks salados para perros.


Alimentos con alto contenido de cobre

  • Algunos alimentos como el hígado y los mariscos contienen niveles elevados de cobre, lo cual puede ser problemático para perros con hepatitis.

  • Es recomendable evitar la ingesta de estos alimentos para prevenir complicaciones adicionales.


Alcohol

  • El alcohol es extremadamente tóxico para el hígado, incluso en pequeñas cantidades.

  • Asegúrate de que tu perro no tenga acceso a ninguna bebida alcohólica o alimentos que pudieran contener alcohol. 


Es fundamental seguir una dieta adecuada para perros con problemas hepáticos.

Consulta siempre con tu veterinario para obtener recomendaciones específicas y

garantizar la alimentación adecuada para tu perro.


Fallo hepático en perros: esperanza de vida y cuidados


El fallo hepático en perros es una condición grave que puede comprometer la vida de

nuestra mascota. En casos de hepatitis canina avanzada, el hígado puede dejar de

funcionar correctamente, lo que conlleva una serie de complicaciones y cuidados

especiales.


La esperanza de vida de un perro con fallo hepático dependerá de diversos factores,

como la gravedad de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y la detección

temprana. En casos severos, la esperanza de vida puede ser limitada, mientras que

en casos leves, con un adecuado manejo y cuidados, el perro puede tener una

expectativa de vida más prolongada.


Es fundamental seguir las indicaciones del veterinario en cuanto a medicación y

dieta. En muchos casos, los perros con fallo hepático requerirán una alimentación

específica y controlada, baja en grasas y proteínas, para aliviar la carga del hígado.

Esto puede incluir el uso de alimentos comerciales especiales o la preparación de

comidas caseras bajo supervisión veterinaria.


Además, es importante proporcionar un ambiente tranquilo y libre de estrés para el

perro, ya que el estrés puede empeorar los síntomas y afectar la función hepática.

Evitar el contacto con sustancias tóxicas, como productos de limpieza o plantas

venenosas, también es esencial para proteger la salud del hígado.


En casos severos de fallo hepático, pueden ser necesarios tratamientos de apoyo,

como terapia de fluidos intravenosos para mantener al perro hidratado y estabilizar

su estado. Estos tratamientos deben ser administrados bajo supervisión veterinaria y

es fundamental seguir las indicaciones profesionales al respecto.


Es importante comprender que el fallo hepático en perros puede ser una condición

crónica y de cuidado continuo. Por esta razón, es fundamental establecer una

relación cercana con el veterinario y realizar visitas de seguimiento regulares para

evaluar la evolución de la enfermedad y ajustar el tratamiento según sea necesario.

En casos en los que el fallo hepático es irreversible y la calidad de vida del perro se ve

comprometida, puede ser necesario tomar decisiones difíciles, como la

consideración de la eutanasia. En estos casos, es importante contar con el apoyo y

asesoramiento adecuado por parte del veterinario, quien podrá brindar información

y apoyo emocional en estos momentos difíciles.


Preguntas frecuentes sobre la hepatitis canina


A continuación, respondemos algunas preguntas frecuentes relacionadas con la

hepatitis canina:


¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis canina?

Los síntomas de la hepatitis canina pueden variar dependiendo del tipo de

hepatitis y su gravedad. Algunos de los síntomas comunes incluyen fiebre,

vómitos, diarrea, pérdida de apetito, letargia, ictericia, dolor abdominal y

sangrado. En casos más graves, la enfermedad puede causar daño hepático

irreversible e incluso la muerte del perro.


¿Cómo se diagnostica la hepatitis canina?

El diagnóstico de la hepatitis canina se realiza a través de pruebas específicas

de laboratorio. Estas pruebas tienen en cuenta la edad del perro, su historial

vacunal y otros factores relevantes. Un diagnóstico temprano es fundamental

para poder iniciar el tratamiento adecuado y brindarle al perro la mejor

oportunidad de recuperación.


¿Cuál es el tratamiento para la hepatitis canina?

El tratamiento de la hepatitis canina depende de la causa subyacente de la

enfermedad. En el caso de la hepatitis infecciosa canina, no existe un

tratamiento específico, por lo que se manejan los síntomas y se brinda apoyo

al hígado. Esto puede incluir el uso de medicamentos para controlar la fiebre

y la inflamación, terapia de fluidos para mantener al perro hidratado y una

dieta especial para ayudar al hígado a sanar.


¿Cómo se puede prevenir la hepatitis canina?

La mejor manera de prevenir la hepatitis canina es mediante la vacunación

adecuada. Existe una vacuna disponible para prevenir la hepatitis infecciosa

canina, y se recomienda especialmente para aquellos perros que están

expuestos a un mayor riesgo. Además, es importante evitar la exposición del

perro a sustancias tóxicas que puedan afectar su hígado.


¿Cuál es la esperanza de vida de un perro con fallo

hepático?

La esperanza de vida de un perro con fallo hepático puede variar

dependiendo de la gravedad de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y

otros factores individuales. En casos severos, el fallo hepático puede ser

irreversible y llevar a la muerte del perro. Sin embargo, con un diagnóstico

temprano y un tratamiento adecuado, algunos perros pueden tener una

calidad de vida relativamente normal durante un tiempo.


Servicios de apoyo y cuidados veterinarios


Servicio de eutanasia veterinaria a domicilio


En ocasiones, nuestros queridos perros pueden llegar a un estado de salud en el que

su sufrimiento es considerable y la calidad de vida se ve afectada de manera

irreversible. En estos momentos difíciles, contar con un servicio de eutanasia

veterinaria a domicilio puede brindarles la tranquilidad y el respeto que se merecen.

Este servicio permite que nuestro compañero pueda descansar en la comodidad de

su hogar, rodeado de amor y sin estrés adicional causado por desplazamientos a una

clínica veterinaria.


Apoyo en la mejora de calidad de vida de los animales


Nuestros amigos peludos merecen vivir una vida plena y feliz, incluso en situaciones

de enfermedad o discapacidad. Los servicios de apoyo veterinario se enfocan en

mejorar la calidad de vida de los animales, brindando cuidados paliativos, terapias

de rehabilitación y tratamientos adaptables a sus necesidades individuales. Estos

servicios se centran en garantizar el bienestar físico y emocional de nuestros perros,

proporcionándoles el máximo confort y cariño en cada etapa de su vida.


Servicios de duelo por la pérdida de una mascota


La pérdida de una mascota puede ser una experiencia devastadora y dolorosa. En

momentos de duelo, contar con servicios de apoyo adecuados puede ser de gran

ayuda para procesar nuestras emociones y comenzar el proceso de sanación. Los

servicios de duelo por la pérdida de una mascota ofrecen acompañamiento

emocional, asesoramiento y recursos para ayudarnos a sobrellevar nuestro dolor.

Estos servicios nos brindan un espacio seguro para expresar nuestras emociones y

honrar la memoria de nuestros fieles compañeros.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page